La NASA Trata de Salvar la Sonda de Calor de InSight con una Nueva Técnica

Misiones a Marte
4/10/2019
El brazo robótico de InSight usará su pala para presionar la sonda de calor de la nave espacial, o "topo", contra la pared de su agujero. Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech

El módulo de aterrizaje InSight de la NASA, cuyo objetivo es explorar el interior profundo de Marte, posicionó su brazo robótico la semana pasada para ayudar  al taladro de la sonda de calor de la nave espacial. Conocida como "el topo", esta sonda no ha podido cavar más de 35 centímetros desde que comenzó a enterrarse en el suelo el 28 de Febrero de 2019. 

La maniobra con el brazo robótico se está preparando para una táctica, que se probará durante varias semanas, llamada "fijación".

"Vamos a intentar presionar el costado de la pala contra el topo, presionándola contra la pared de su agujero", dijo la investigadora principal adjunta de InSight, Sue Smrekar, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. "Esto podría aumentar la fricción lo suficiente como para que siga avanzando cuando se reanude el martilleo".

Diseñado para excavar hasta 5 metros bajo tierra para registrar la cantidad de calor que se escapa del interior del planeta, el topo necesita fricción del suelo circundante para cavar: sin ella, el retroceso de la acción de auto martilleo hace que simplemente rebote en el lugar, que es lo que el equipo de la misión sospecha que está sucediendo ahora.

En junio, el equipo diseñó un plan para recuperar la perforación de la sonda de calor. El topo no fue diseñado para ser recogido y reubicado una vez que comienza a cavar. En cambio, el brazo robótico eliminó una estructura de soporte destinada a mantener estable el taladro mientras cava en la superficie marciana.

Al quitar la estructura, el equipo de InSight pudo ver mejor el agujero que se formó alrededor del topo mientras martillaba. Es posible que el topo haya golpeado una roca, pero las pruebas realizadas en laboratorios que recrean estas situaciones aquí en la Tierra, sugirieron que el problema era que el suelo que se acumula, en lugar de caer alrededor mientras martilla. Efectivamente, la cámara del brazo descubrió que debajo de la superficie parece haber entre 5 y 10 centímetros de encostramientos, una especie de suelo cementado más grueso que cualquier cosa encontrada en otras misiones de Marte y diferente del suelo para el que fue diseñado el topo. 

"Todo lo que sabemos sobre el suelo es lo que podemos ver en las imágenes que nos envía InSight", dijo Tilman Spohn, investigador principal de HP3 (el Paquete de Propiedades Físicas y Flujo de Calor) en el Centro Aeroespacial Alemán (DLR). "Dado que no podemos llevar la tierra al topo, tal vez podamos llevar el topo al suelo fijándolo en el agujero".

Usando una pala en el brazo robótico, el equipo presionó la tierra siete veces durante el verano en un esfuerzo por derrumbar el agujero. No debería tomar mucha fuerza colapsar el agujero pero, por su posición, el brazo no puede empujar con toda su fuerza. El equipo colocó el HP3 lo más lejos posible del módulo de aterrizaje para que la sombra de la nave espacial no influyera en las lecturas de temperatura de la sonda de calor. Como resultado, el brazo, que no estaba destinado a usarse de esta manera, tiene que estirarse y presionar en ángulo, ejerciendo mucha menos fuerza que si el topo estuviera más cerca.

"Le estamos pidiendo al brazo que golpee por encima de su peso", dijo Ashitey Trebi-Ollennu, ingeniero del brazo en JPL. "El brazo no puede empujar el suelo como lo hace una persona. Esto sería más fácil si se pudiera, pero ese no es el brazo que tenemos".

Las operaciones de rescate interplanetario no son nuevas para la NASA. El equipo Mars Exploration Rover ayudó a salvar a los rovers gemelos Spirit y Opportunity en más de una ocasión. Encontrar soluciones viables requiere una extraordinaria cantidad de paciencia y planificación. JPL tiene una réplica funcional de InSight para practicar los movimientos del brazo, y también tiene un modelo funcional de la sonda de calor.

Además de empujar el taldro, el equipo también está probando una técnica para usar la pala de la forma en que estaba destinada originalmente a trabajar: raspar el suelo en el agujero en lugar de tratar de comprimirlo.

Actualizado: 4/10/2019