Ingenieros de la NASA Llevan a Límites Extremos el Tanque SLS

Vuelo Espacial
9/12/2019
Ingenieros de la NASA Llevan a Límites Extremos el Tanque SLS en una Nueva Prueba
La prueba del 5 de Diciembre llevó al tanque a sus límites para ver cuánta fuerza se necesitaría para hacer que la estructura del tanque fallara. Esta imagen muestra como quedó el tanque después de una exposición a más del 260% de las cargas de vuelo esperadas durante 5 horas. Créditos de la imagen: NASA/David Olive

El pasado 5 de Diciembre, los ingenieros del Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA en Huntsville, Alabama, llevaron deliberadamente el tanque de combustible del cohete más grande del mundo más allá de sus límites de diseño para comprender realmente su punto de ruptura. La versión de prueba del tanque de hidrógeno líquido del cohete SLS soportó más del 260% de las cargas de vuelo esperadas durante cinco horas antes de que los ingenieros detectaran un punto de ruptura, que luego reventó.

"Llevamos este tanque a sus límites extremos a propósito, y lo rompimos porque empujar los sistemas hasta el punto de ruptura nos da datos adicionales para ayudarnos a construir cohetes de manera inteligente", dijo Neil Otte, ingeniero jefe de la Oficina de Escenarios SLS en Marshall. "Volaremos el SLS durante las próximas décadas, y la prueba de romper el tanque de propulsores de hoy nos ayudará a evolucionar de forma segura y eficiente del cohete SLS a medida que evolucionan nuestras misiones deseadas".

La versión de prueba del tanque superó las pruebas anteriores, resistiendo las fuerzas esperadas en los niveles de empuje del motor planificados para las misiones lunares de Artemisa, sin mostrar signos de grietas o roturas. La prueba del 5 de Diciembre, realizada utilizando una combinación de nitrógeno gaseoso para la presurización y el sistema hidráulico para cargas, llevó al tanque al límite al exponerlo a fuerzas más altas que lo hicieron reventar como predijeron los ingenieros. Las pruebas anteriores en Marshall certificaron el tanque tanto para la versión actual del SLS, llamada Block 1, que utilizará una etapa superior llamada Etapa de Propulsión Criogénica Provisional, ICPS, como para la versión Block 1B que reemplazará el ICPS por la Etapa Superior de Exploración, mucho más poderosa.

Para todas las pruebas, los ingenieros de la NASA y Boeing simularon las tensiones de despegue y vuelo en una versión de prueba del tanque de hidrógeno líquido del SLS que es estructuralmente idéntico al tanque de vuelo. A lo largo de las pruebas en el banco de pruebas de 65 metros de altura de Marshall, se usaron grandes pistones hidráulicos para entregar millones de libras de compresión, tensión y fuerzas de flexión en el robusto tanque de prueba.

El tanque de prueba estaba equipado con miles de sensores para medir el estrés, la presión y la temperatura, mientras que las cámaras y micrófonos de alta velocidad capturaron cada momento para identificar pandeo o grietas en la pared del tanque cilíndrico.

Los equipos de Michoud están concluyendo las pruebas funcionales de la etapa central del SLS ensamblada para la misión Artemisa I y ya están construyendo la etapa central para la misión Artemisa II. La etapa central de 65 metros de altura es la etapa de cohete más grande y compleja que la NASA ha construido desde las etapas del Saturno V que impulsaron las misiones Apolo a la Luna.

SLS es el único cohete que puede enviar a la nave espacial Orión, astronautas y suministros a la Luna en una sola misión. SLS, Orión y la futura estación espacial lunar Gateway, en órbita alrededor de la Luna, son la columna vertebral de la NASA para la exploración del espacio profundo y el programa Artemisa, que enviará a la primera mujer y al próximo hombre a la superficie de la Luna para 2024.

Actualizado: 9/12/2019