El Campo Magnético Puede Mantener Inactivo al Agujero Negro de la Vía Láctea

Telescopios Espaciales
12/6/2019
El Campo Magnético Puede Mantener Inactivo al Agujero Negro de la Vía Láctea
Image Credit: NASA/SOFIA

Los agujeros negros supermasivos están presentes en el centro de la mayoría de las galaxias, y nuestra Vía Láctea no es una excepción. Pero muchas otras galaxias poseen agujeros negros muy activos, con gran cantidad de material (como gas) cayendo hacia ellos, emitiendo radiación de alta energía durante este proceso de “alimentación”. El agujero negro de la Vía Láctea, en cambio, está relativamente tranquilo. Nuevas observaciones del observatorio SOFIA han ayudado a los científicos a comprender las diferencias entre agujeros negros activos e inactivos.

Estos resultados proporcionan información sin precedente sobre el potente campo magnético presente en el centro nuestra galaxia, la Vía Láctea.  Los científicos utilizaron el instrumento más nuevo de SOFIA, la cámara de banda ancha aerotransportada de alta resolución, HAWC +, para realizar estas mediciones.

Los campos magnéticos son fuerzas invisibles que influyen en los caminos de las partículas cargadas y tienen efectos significativos en los movimientos y la evolución de la materia en todo el universo. Pero los campos magnéticos no se pueden visualizar directamente, por lo que su función no se comprende bien. El instrumento HAWC + detecta la luz polarizada del infrarrojo lejano, que es invisible para los ojos humanos, emitida por los granos de polvo celestial. Estos granos se alinean perpendicularmente a los campos magnéticos. A partir de los resultados de SOFIA, los astrónomos pueden mapear la forma e inferir la fuerza del campo magnético que de otra manera sería invisible, ayudando a visualizar esta fuerza fundamental de la naturaleza.

"Este es uno de los primeros casos en los que realmente podemos ver cómo los campos magnéticos y la materia interestelar interactúan entre sí", señaló Joan Schmelz, astrofísico del Centro de Investigación Espacial de Universidades en el Centro de Investigación Ames de la NASA en el Silicon Valley de California, y coautor en un artículo en el que describie las observaciones.

Las observaciones previas de SOFIA muestran el anillo inclinado de gas y polvo que orbita alrededor del agujero negro de la Vía Láctea, que se llama Sagittarius A *. Pero los nuevos datos de HAWC + proporcionan una vista única del campo magnético en esta área, que parece rastrear la historia de la región durante los últimos 100.000 años.

La gravedad del agujero negro domina la dinámica del centro de la Vía Láctea, pero el papel del campo magnético es un misterio. Las nuevas observaciones revelan que el campo magnético es suficientemente potente como para controlar los movimientos turbulentos del gas presente en las cercanías del agujero negro. Si el campo magnético canaliza el gas de modo que fluye hacia el agujero negro, entonces el agujero está activo porque está tragando mucho gas. Sin embargo, si el campo magnético canaliza el gas de modo que fluye hacia una órbita alrededor del agujero negro, entonces el agujero está inactivo porque no ingiere gas, que de otro modo formaría nuevas estrellas.

Las nuevas observaciones de SOFIA y HAWC + ayudan a determinar cómo el material en el entorno extremo de un agujero negro supermasivo interactúa con él, incluso aborda una pregunta de por qué el agujero negro central en la Vía Láctea es relativamente débil mientras que los de otras galaxias son tan brillantes.

Actualizado: 12/6/2019